FLUIR EN NUESTRO PILOTAJE

Por Enduro Training.

Cuando nos enfrentamos situaciones novedosas, uno de los primeros estados que podemos experimentar es el producido por el aumento de nuestro nivel de estrés. La función de este no es otra que la de propiciar un estado a través del cual nuestro rendimiento sea el óptimo.

En ocasiones este estrés puede ser elevado y cambiar su función, en principio adaptativa, por una función que perjudica nuestro rendimiento.  Este afecta directamente a nuestro nivel de activación, incrementándolo de manera considerable y produciéndose la aparición de síntomas fisiológicos como son: sudoración, ritmo cardíaco y respiratorio acelerado, malestar en el estómago, etc.

A través de este artículo ahondaremos en el significado del estrés producido a la hora de subirnos a nuestra moto cuando las cosas no salen como esperábamos y las estrategias de las que podemos disponer para su afrontamiento cuando este se dispara, de qué manera podemos emplear esas herramientas y en qué momentos.

¿Qué es el estrés?

De acuerdo con Selye (1950), podemos entender el estrés como la respuesta producida respecto a una demanda a la que nos vemos expuestos, la cual nos prepara para la lucha o huída. Esta respuesta puede ser producida por una gran variedad de factores, interviniendo en ella dos sistemas fisiológicos importantes.

Un aspecto a destacar en la actualidad en la concepción sobre el estrés es su asociación con la experiencia vital de la persona. Levi (1972), demostró que el nivel de estrés depende tanto de la intensidad como de la cualidad del estímulo estresor y la percepción del propio sujeto sobre la situación estresante. Situaciones diferentes provocan diferencias en el nivel de estrés de los sujetos debido en parte a las características del estímulo estresor y a la evaluación del sujeto sobre el estímulo.

Por ejemplo, cuando nos enfrentamos a una trialera en la que hemos cometido errores y nos sentimos desbordados e incapaces de poder superarla, dicha situación produce un nivel de estrés en nosotros. Ese nivel será diferente en función de las evaluaciones que realicemos sobre nuestra capacidad (“estoy empanado, por qué no puedo”), sobre la capacidad de otros pilotos (“por qué a él le sale sale tan fácil”), el ambiente (“el terreno muy húmedo me es imposible, esta roca resbala”), etc.

Por tanto, el aumento en el nivel de estrés se produce cuando el piloto interpreta una situación como estresante, por ejemplo, cometer un error, una crítica por parte de otro piloto o la aparición de una lesión. Cuando una situación interpretada como estresante se prolonga en el tiempo, aparece el denominado estrés crónico, afectando gravemente al rendimiento del piloto, provocando incluso la retirada deportiva sin el adecuado trabajo psicológico. 

En el contexto del deporte competitivo, este hecho se traduce en que los pilotos pensarán y actuarán de manera diferente en situaciones estresantes. Un estrés agudo intenso sin el adecuado control, tendrá una influencia importante sobre aspectos del rendimiento deportivo tales como gestos técnicos, percepción, atención, capacidad de decisión o el control de activación (Márquez, 2006).

Importancia del control del estrés

Controlar nuestro nivel de estrés ante una determinada situación va a determinar si nuestro rendimiento es el idóneo para conseguir los mejores resultados a los que podemos optar tras nuestra preparación en los entrenamientos y en otras competiciones.

La presencia de un elevado estrés produce consecuencias tanto a nivel fisiológico como psicológico:

La presencia de tales síntomas pueden perjudicar considerablemente nuestro rendimiento, ya que estos propician un cambio en nuestro foco atencional, es decir nuestra atención se centra en ellos y no en el papel que debemos desempeñar en determinados gestos técnicos. Por ejemplo, en trial es necesario disponer de un foco atencional muy entrenado, ya que las exigencias técnicas son muy elevadas, por tanto aumentos en el nivel de estrés que sobrepasen al piloto desviarán esa atención hacia otros aspectos lo que propiciará un aumento de los errores cometidos.